¿Por qué Vegano?

 

Por respeto a los animales. El veganismo no es una mera cuestión de dieta. Es un compromiso moral y político basado en el respeto hacia los animales. Considerar que los demás animales son individuos con intereses que merecen ser respetados implica dejar de utilizarles en cualquier ámbito (alimentación, vestimenta, experimentación, entretenimiento…) y evitar que miles de ellos mueran a cada segundo en mataderos, granjas, zoos, laboratorios, granjas peleteras, etc.

Vivir de manera vegana implica decidir no ser más partícipe de esta industria de explotación, sufrimiento y muerte, y promover valores como el respeto, la igualdad, la empatía o la solidaridad.

 

Por salud. La postura de la Asociación Americana de Dietética (ADA), que cuenta con cerca de 72.000 miembros especialistas en nutrición, es que "las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para los atletas".

 

Las legumbres, cereales, frutas, verduras y semillas nos proveen de todos los nutrientes que necesitamos para mantener un estado de salud óptimo.

 

Por el planeta. La explotación animal repercute de varios modos en el medio ambiente. En primer lugar, se produce un despilfarro de recursos, ya que resultan necesarios una gran cantidad de vegetales, agua y terreno para alimentarlos, además de un mayor uso de energía. En segundo lugar, el uso de algunos de estos recursos, como por ejemplo el terreno, puede repercutir gravemente en los espacios naturales, que son devastados o eliminados. Por último, la explotación animal supone la mayor fuente de contaminación del planeta, por encima de la del área de transportes incluso, debido a la gran cantidad de desechos y emisión de gases que genera.

 

Parece, por tanto, que el veganismo puede ser beneficioso para el planeta, y por extensión, para todos los animales que vivimos en él.

 

En resumen, siendo vegan@s aportamos nuestro granito de arena e intentamos hacer de éste un mundo mejor para todos sus habitantes.